Encuentros du cinema

Interiores

Siempre hemos visto el cine como una válvula de escape a nuestros problemas o para evadirnos de nuestro hogar familiar, explorando a través de personajes, rincones lejanos o paisajes espectaculares. Sin embargo, a menudo nos encontramos con películas que, en su totalidad o en gran parte de su metraje, son claros ejemplos de interiorismo. Referentes si estás pensando en alquilar habitación o decorar tu casa.

Doce hombres sin piedad (12 Angry Men). Sidney Lumet, 1957.

Debut de Sidney Lumet en el cine, y su mejor película. Poco más de cuatro paredes son las que necesita Lumet para el desarrollo del film. El bochorno de la tarde se concentra con bastante rápidez , ni abriendo la ventana consiguen que Henry Fonda deje de sudar. Madura critica al ser humano cuando nos dan el poder de juzgar.

Amor (Amour). Michael Haneke, 2012.

Homenaje al amor eterno sin salir del apartamento. Haneke lo amuebla todo desde su visión hiperrealista de la muerte. Personajes igual de miserables que en todas las películas del autor.

tape-needtheater

La Cinta (Tape). Richard Linklater, 2001.

Linklater ya comenzó su carrera arriesgando. Noventa minutos de trama con una habitación y un baño cómo únicos compañeros de Ethan Hawke.

Gritos y Susurros (Viskningar och rop). Ingmar Bergman, 1972.

A través de tres habitaciones, Bergman construye este drama terminal. Un viaje por la enfermedad de la mano de Ingrid Thulin. El color de las paredes como principal protagonista.

Cube

Cube. Vicenzo Natali, 1997.

Laberinto cúbico de habitaciones idénticas pero de gran amplitud. Una delicia claustrofóbica de guión preciso y frio. Carece de vistas al exterior.

La huella (Sleuth). Joseph L. Mankiewicz, 1972.

Tour de forcé entre Michael Caine y Laurence Olivier dentro de una mansión llena de elementos para no aburrirse nunca. Carnaval de giros en la historia. Tiene jardín.

rear_window_pano

La ventana indiscreta (Rear Window). Alfred Hitchcock, 1954.

James Stewart anclado en una silla de ruedas sueña con una vida deferente en el exterior de su habitación, aunque su cámara de fotos y la caprichosa visión de Hitchcock hace que tan sólo tenga acceso a otras habitaciones iguales a la suya.

Johnny cogió su fusíl (Johnny got his gun). Dalton Trumbo, 1971.

Película inclasificable, aunque muchos la consideran bélica y otros antibélica. Es un ensayo minucioso sobre la eutanasia, visto desde los ojos del afectado. Una lucha aristotélica entre cuerpo y mente. El uso de flashbacks poco acertados son los únicos momentos que te hacen salir de la habitación y de las misma historia.

the_shining_back-copia

El Resplandor (The Shinning). Stanley Kubrick, 1980.

Aventura de terror dentro de este hotel basado en la novela de Stephen King. Pasillos enmoquetados, despensa bastante amplia para poder pasar el invierno y Piano Bar apto para cualquier tipo de cita. Ni con la interpretación de Jack Nicholson consigue salvar el producto Stanley Kubrick.

El habitante incierto. Guillem Morales, 2005.

Único título de procedencia española de la lista, Guillen Morales crea suspense y terror en una medida justa y necesaria para que el espectador tarde en olvidarse de esta infravalorada película. Lucha entre un arquitecto y una casa de misteriosa arquitectura que forman esta trama kafkiana.


Jorge Miguélez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 1 abril, 2015 por en Análisis y etiquetada con , , , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: